Comprar o vender un perro en España, ¿cuál es la normativa?

Un animal se puede comprar en España a través de una tienda o de un criador. En ambos casos el establecimiento debe cumplir la legislación autonómica sobre esta actividad. Este artículo explica cuál es la normativa para poder comprar o vender un perro o gato en España, con el fin de garantizar su bienestar y poder denunciar posibles irregularidades.

peludetes-cachorros-enjaulados

Conocer la leyes de compra-venta de animales y sus derechos

No existe una única ley que regule la compra-venta de perros y gatos en España. Son las leyes de protección animal de cada comunidad autónoma las que recogen los requisitos en este sentido.

La legislación de cada comunidad autónoma tiene como objetivos velar por los derechos del consumidor pero, también, por el bienestar de los animales.

Antes de continuar, conviene hacer un apunte: cada año se abandonan más de 110.000 perros y gatos en España. La adopción es una forma de frenar el abandono y de dar hogar a los animales que esperan una familia que les quiera.

No obstante, conocer la legislación de compra-venta de animales en España permite no ser estafados. Y, también, velar por los derechos de los animales que se venden en estos establecimientos.

Los establecimientos que venden animales en España deben cumplir los siguientes requisitos:

1. Las tiendas de animales deben ser núcleos zoológicos

Este requisito implica que los centros y criaderos de perros y gatos deben cumplir unas condiciones higiénico-sanitarias que garanticen el bienestar de los animales, así como su protección frente a las inclemencias climatológicas.

El local debe estar limpio y contar con asistencia veterinaria. En 2011, se registraron un total de 443 infracciones en establecimientos dedicados a la venta de animales domésticos.

2. Los establecimientos de perros y gatos deben estar registrados

El registro de los establecimientos de compra-venta de animales es obligatorio. Es un modo de vigilar que los centros cumplen con la legislación autónoma correspondiente. Es decir, que garantiza el bienestar de los perros y gatos.

3. Personal especializado en animales

Los animales que se albergan en un establecimiento para su venta deben contar con personas cualificadas para su cuidado y atención. Entre otras atenciones, los perros y gatos deben tener acceso al cuidado veterinario que puedan necesitar.

En cuanto a las instalaciones de las tiendas de animales, estas deben contar con zonas de aislamiento donde puedan permanecer los animales enfermos en cuarentena.

4. Permisos para abrir un local de venta de perros

El ayuntamiento de cada localidad es quien otorga la licencia de apertura del negocio dedicado a la compra-venta de animales. Por su parte, los gobiernos autonómicos son los encargados de verificar que el establecimiento cumple los requisitos para ser declarado como núcleo zoológico. Es decir, que cuenta con las condiciones higiénico- sanitarias adecuadas.

Este documento que acredita que el ayuntamiento ha concedido el permiso para que el establecimiento ejerza su actividad debe estar visible para los clientes.

Las ayuntamientos pueden endurecer las leyes de las comunidad autónoma, con el fin de mejorar el bienestar de los animales. “La comunidad autónoma establece un mínimo dentro de su competencia y las ordenanzas municipales pueden endurecer esa legislación autonómica en materia de protección animal”, señala Daniel Dorado, abogado especializado en defensa de animales.

5. ¿Es legal exponer a los perros y gatos en el escaparate?

Uno de los aspectos más controvertidos sobre la legislación referente a la compra-venta de animales en establecimientos es la exhibición en los escaparates.

Cataluña es la única comunidad autónoma española que prohíbe la exhibición de animales en los escaparates.

“Exponer a los perros y gatos impulsa la compra irracional de animales que no se pueden cuidar y que pueden quedar abandonados meses después”, advierte Arancha Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid.

Además, la venta ambulante de animales está prohibida en España. “Sería imposible cumplir los requisitos que conlleva el ser núcleo zoológico”, explica Dorado.

Documentación que se puede exigir al comprar un animal

Los clientes de tiendas de animales tienen el derecho (y el deber) de exigir a los responsable de estos establecimientos determinada documentación, que garantice sus derechos como consumidores pero, también, los del animal.

Antes de adquirir un perro o gato es recomendable solicitarla cartilla sanitaria oficial, donde consten todos los datos posibles sobre el can: raza, pedigrí, vacunaciones y su estado de desparasitación.

En esta documentación deben constar los sellos de las clínicas veterinaria, con su número de colegiado correspondiente.

Por otro lado, hay que solicitar un documento de compra-venta, que especifique que el animal está sano. Lo habitual es que la tienda ofrezca a su cliente una garantía de quince días para poder reclamar en caso de que el animal enferme o muera.

Aunque hay enfermedades cuyos síntomas no aparecen pasados hasta pasados quince días. Con el documento donde se garantiza la salud del animal, se adquiere un mayor plazo de la garantía si se tiene que reclamar.

Acudir al veterinario con el perro recién comprado es fundamental para hacer un chequeo que certifique su correcto estado de salud.

De esta manera, en caso de que el can necesite algún tratamiento, será el propio establecimiento quien se haga cargo del coste.

Autor: Carolina Pinedo             Web: Eroski

Deja un comentario

23 abril, 2014 · 10:49

Domésticos por propia iniciativa

gato free

Un estudio asegura que los gatos se domesticaron a sí mismos al encontrar la supervivencia junto a los primeros agricultores en Oriente Próximo hace unos 10.000 años.

Según esta investigación, los gatos salvajes se acercaron a los primeros asentamientos humanos, allá por Oriente Próximo hace unos 10.000 años, encontraron que podían alimentarse con los roedores que pululaban por los depósitos de grano de los primeros agricultores y decidieron bajar del monte. De esos gatos salvajes proceden todos los gatos domésticos del mundo.

El estudio se ha llevado a cabo durante seis años por un equipo dirigido por el estadounidense Carlos A. Driscoll, del Instituto Nacional de Cáncer, en Maryland. Para llegar a sus conclusiones, han analizado el ADN de cerca de un millar de gatos domésticos y salvajes de todo el mundo. Estos investigadores han descubierto que una subespecie de gato salvaje, la Felis silvestris lybica, procedente de Oriente Próximo, es la madre de los 600 millones de gatos domésticos que hay en el mundo.

Según el artículo publicado en Science, hay cinco subespecies de gatos salvajes en el mundo; el gato salvaje europeo, el gato salvaje de Oriente Próximo, el de África del Sur, el de Asia Central y el gato del desierto chino. Los investigadores han descubierto que los ADN de todos los gatos domésticos coinciden con el ADN de la subespecie de Oriente Próximo, lo que quiere decir que esta especie es el ancestro de todos los gatos domésticos.

El ADN más cercano al de los gatos domésticos ha sido hallado en 15 individuos de gato salvaje capturados en Israel, Emiratos Árabes, Bahrein y Arabia Saudí. Siguiendo el rastro del ADN y teniendo en cuenta que los primeros restos arqueológicos con gatos enterrados datan de hace unos 9.500 años, los científicos concluyen que los primeros gatos domesticados vivieron alrededor de esta época en esta región, donde se asentaron los primeros humanos que consiguieron cultivar la tierra.

Tirando del hilo, los investigadores concluyen que esos gatos salvajes encontraron en los asentamientos lo que buscaban: comida gracias los roedores que abundaban en los primitivos graneros de los primeros cultivadores y cierto abrigo de sus depredadores. Los agricultores los toleraron porque acababan con los roedores, con lo cual se estableció una relación entre ambos.

Eso sí, los gatos se domesticaron solos, se acostumbraron a los humanos y los toleraron, pero no fueron domesticados a la fuerza como los fueron otros animales. De ahí deducen los investigadores la sempiterna independencia de los gatos. “Los gatos se adaptaron ellos mismos a un nuevo entorno, así que el impulso para la domesticación nació de los gatos, no de los humanos”, dice Driscoll. Hasta hace poco, se aceptaba que los gatos habían sido domesticados en el antiguo Egipto.

 

Fuente:  www.migato.com

Deja un comentario

22 abril, 2014 · 10:58

Perros geriátricos

perro-anciano dogstar

Las necesidades de los perros adultos

Muchos perros viven ahora más tiempo, gracias a la atención veterinaria y nutrición que reciben. Al aumentar la duración de la vida de los perros, se presentan una serie de trastornos achacables a la edad, de modo parecido a como ocurre con las personas. Los signos de envejecimiento en perros incluyen desde la aparición de pelos grises en el hocico y los pies, reducción de la actividad, disminución de la agudeza visual y de oído, y también problemas más graves que afectan a órganos vitales como el corazón, hígado y riñón.

Este texto pretende instruir en el proceso del envejecimiento de los perros; explica por qué es importante la monitorización del animal por el veterinario, quien detectará los primeros cambios asociados a la edad y podrá explicar a los que conviven con él todo lo que se puede hacer para mejorar la expectativa de vida del animal y ayudarlo a vivir más feliz y sano.

¿Está su perro en el periodo de riesgo que debemos monitorizar?

Los perros mayores de 7 años están en una etapa con mayor riesgo de presentar desórdenes asociados a la edad. Si su perro ha sobrepasado esta edad, su veterinario debe evaluar si se presentan signos de problemas geriátricos. Lo ideal es que la monitorización se inicie antes de que este riesgo de enfermedad sea mayor.

 ¿Qué significa geriatría?

La geriatría es una rama de la medicina que estudia los trastornos que amenazan al animal de avanzada edad. Es conocido que los perros presentan síntomas parecidos a los de los humanos. Algunas de las alteraciones que se presentan en los perros viejos pueden ser la obesidad, la insuficiencia renal, las enfermedades cardíacas, los trastornos gastrointestinales y el cáncer.

Algunos centros veterinarios ofrecen programas especiales para perros geriátricos que incluyen un completo examen físico, una serie de test sanguíneos, radiografías, electrocardiogramas y consejos nutricionales. Durante esta serie de tests, el veterinario puede descubrir los primeros estadios de patologías en el pulmón, corazón, riñón, hígado y desequilibrios hormonales. Muchos de estos desórdenes pueden ser tratados de un modo que ayuden a mejorar la calidad de vida del animal durante el resto de días que le queden de vida.

 ¿Cómo afecta a los perros el proceso de la vejez?

La vejez no es una enfermedad en sí misma, pero representa un proceso que se inicia al nacer y que sólo acaba con la muerte. Está caracterizada por un progresivo e irreversible cambio de los sistemas del organismo. Factores como la nutrición, el ejercicio, de tipo genético y ambientales pueden afectar al desarrollo de los cambios.

Nutrición: Muchos perros viejos requieren menos calorías para mantenerse en su peso coporal correcto, porque presentan un nivel de actividad reducido y una tasa de metabolismo desacelerado. No obstante, otros perros pueden perder el apetito o perder peso por varias razones.

Ejercicio: La obesidad es el factor de riesgo más comúnmente relacionado con la nutrición de los perros y es un factor que reduce la expectativa de vida de los pacientes. El ejercicio regular no sólo favorece la pérdida de peso, sino que también puede ayudar a que los animales que han conseguido alcanzar su peso objetivo lo mantengan.

Genética: En general los perros de tamaño pequeño tienden a vivir más que los de mayor tamaño. Del mismo modo los perros mestizos tienden a vivir más años que los de pura raza.

Entorno: Los animales que viven en el interior de las casas tienden a vivir más que los que están en el exterior.

Salud: Los perros geriátricos sufren usualmente una combinación de problemas a partir de una simple enfermedad. Además de la obesidad, otros problemas típicos en estos animales pueden degenerar en patologías cardíacas, renales y cáncer.

Es muy importante alimentar de un modo correcto a los perros que están en esta etapa de la vida. La dieta, por si sola, no resolverá todos los problemas. Si su animal tiene alguno de los síntomas anteriormente relacionados, preocúpese de llevarlo al veterinario cuanto antes. La detección precoz de algunos de estos procesos ayudan al veterinario a tratar o como mínimo a retrasar la progresión del cuadro geriátrico.

Obesidad: Aproximadamente uno de cada cuatro perros visitados por el veterinario está por encima de su peso. La obesidad ha sido asociada con determinadas patologías como la diabetes.

Cardiopatías: La congestión cardiaca y el fallo cardíaco están relacionados con la edad, cuando el corazón es incapaz de bombear o de recibir la sangre suficiente. Como resultado se produce la acumulación de fluidos en los tejidos corporales y la falta de riego en los tejidos.

Enfermedades renales: La incidencia de la insuficiencia renal crónica, que discapacita al riñón para realizar sus funciones normales, aumenta con la edad. Esta progresiva e irreversible disfunción del riñón, que llega a ser fatal, afecta al 10% de los perros de más de 15 años.

Cáncer: La vejez es un factor de riesgo singular en estos animales. El desarrollo de procesos tumorales es frecuente, al igual que en los humanos. La mayor incidencia de presentación de estos tipos de tumores en perros se dan en la piel, las glándulas mamarias, los ganglios linfáticos y la boca.

 Tratamiento de los perros geriáticos.

Además de facilitar al perro un cuidado por parte del veterinario, debemos proporcionarle una nutrición adecuada, que será el mejor camino para procurarle una saludable y larga vida.

Empezar con un programa de geriatría facilitará que el veterinario monitorice al animal y descubra los primeros signos de la vejez cuanto antes. Para más información sobre el control o evaluación geriátrica de su animal, hable con su veterinario.

 El papel de la nutrición

Una dieta de alta calidad para perros geriáticos sanos debe administrar un nivel de proteínas, vitaminas y minerales. No obstante, la gran variabilidad de las necesidades energéticas de este tipo de perros hace difícil que una sola dieta satisfaga las necesidad de todos los animales. Los veterinarios consideran que los perros geriátricos se pueden catalogar en dos categorías: 1) los que tienden a ganar peso y 2) los que tienden a perder peso.

Los perros del primer grupo son aquellos con bajo nivel de actividad, lo que sumado a su inferior metabolismo provoca una tendencia a la obesidad. Estos animales, por lo general entre los 8 y los 10 años de edad, necesitan menos calorías pero las mismas cantidades del resto de nutrientes (proteínas, vitaminas, etc.) que un perro adulto sano.

El segundo grupo corresponde a los perros próximos a los 10-12 años de edad, y que tienden a perder peso. Esto se debe a una serie de factores. Un perro viejo puede tener menos apetito que un perro joven por molestias al masticar debidas a las malas condiciones dentales (dientes rotos o infecciones bucales) o por una disminución de los sentidos del olfato y del gusto. Otro tipo de perros puede parecer que coman lo suficiente y sin embargo pierden peso, indicando que existe una disfunción en el metabolismo del animal relacionada con la digestión o bien con la absorción de nutrientes. Los de este tipo, pueden necesitar más calorías para ayudarlos a satisfacer sus necesidades nutricionales.

Para asegurar que su animal recibe una correcta nutrición, hable con su veterinario, quien probablemente le preguntará cuestiones referentes a los hábitos de comida del perro.

Es importante informar al veterinario de cualquier cambio en los hábitos alimenticios del animal, ya que puede ser un primer signo de posteriores problemas.

 Glosario:

INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA: Estado de disfunción en que el riñón presenta más de dos tercios de su tejido lesionado, estando incapacitado para realizar sus funciones normales, como: 1) la limpieza de los productos del catabolismo proteico; 

2) vía de excreción de la urea sobrante del organismo; 

3) mantenimiento del equilibrio óptimo de minerales y electrolitos.

INSUFICIENCIA CARDÍACA CONGESTIVA: Patología que se caracteriza por la incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre a todos los tejidos del organismo.

DIABETES MELLITUS: Enfermedad caracterizada por una falta de insulina, hormona encargada de regular el nivel de glucosa en la sangre. La ausencia total o parcial de insulina provoca la aparición de niveles de glucosa en la sangre muy elevados, lo que puede degenerar en graves alteraciones.

GERIATRÍA: Rama de la medicina que trata sobre los trastornos relacionados con la edad avanzada.

OBESIDAD: Condición caracterizada por un excesivo acúmulo de grasa corporal. Un perro puede considerarse obeso si excede en más del 20% su peso ideal.

Deja un comentario

21 abril, 2014 · 10:53

CANIDOS organiza, por primera vez en España, el “Nosework dog trainer education” impartido por Anne Lill Kvam

Descubre las verdaderas habilidades de los perros con el primer curso de “educador canino especialista en trabajo de nariz” ofrecido en nuestro país.

Entre otros temas, hablaremos de sensaciones, emociones, neurología, comunicación, lenguaje corporal, conductas aprendidas, observación, razas, cachorros, adolescentes, perros maduros y geriátricos, estrés, miedos, agresividad, resolución de problemas, temas de salud y del cuerpo, estudios e investigaciones, métodos y técnicas de entrenamiento, habilidades prácticas, creatividad, equipo. 

nosework
Aprenderemos a realizar rastro profesional, discriminación olfativa, juegos de olfato, trabajo de estrés, etc.

Hemos elegido un lugar privilegiado para poder realizar el curso, el Hotel “La Calma de Rita”, en Vilert (Esponellà), un pequeño pueblo de Girona. El hotel estará ocupado sólo por los asistentes a este curso. Podremos disfrutar de sus encantadoras habitaciones, y su comida tradicional. El pueblo en el que está situado cuenta con 21 habitantes, y está atravesado por el río Fluvià. En las orillas de este río podremos realizar las prácticas de trabajo de nariz, así como en los bosques colindantes, y las ruinas del castillo medieval de Vilert. Serán 3 largos fines de semana, donde disfrutar de nuestros perros, la naturaleza, a la vez que aprendemos nuevas técnicas para desarrollar el trabajo de nariz, descubriendo así las verdaderas y, a veces, olvidadas habilidades de nuestros amigos peludos.

El hotel cuenta con 8 habitaciones compartidas entre los participantes del curso, con un precio muy especial para esta ocasión.

Os invitamos a que visitéis la página web del hotel http://www.lacalmaderita.com/

El curso dura 12 días, divididos en 3 unidades de 4 días cada una (de jueves a domingo). Todas las unidades serán impartidas por Anne Lill Kvam:

Enero: jueves 22, viernes 23, sábado 24 y domingo 25
Febrero: jueves 26, viernes 27, sábado 28 y domingo 1 de marzo.
Abril: jueves 16, viernes 17, sábado 18 y domingo 19.

Para recibir más información, envía un e-mail a info@canidos.es

650 82 25 05 – 638 04 25 85

Deja un comentario

21 abril, 2014 · 10:01

Sobre las vacunas en perros

dog-vaccine

Hoy va uno de vacunación. No sé la de veces que podemos hablar en la clínica acerca de la necesidad o no de vacunar. De cuando hacerlo, contra qué, con qué protocolo, qué cuidados y qué contraindicaciones se pueden presentar. En fin, que un acto tan aparentemente simple como es aplicar una vacuna se convierte en algo complejo, lleno de matices, controvertido, pero…para nuestra forma de ver la medicina, imprescindible. E imprescindible hacerlo en las condiciones óptimas. La aplicación de vacunas es prácticamente el primer gran acto clínico que hacemos en la consulta. Fundamentalmente por que es uno de las primeras causas que motivan la necesidad de ir al veterinario cuando se adquiere por primera vez un cachorro. Y desde la primera vez hay que hacerlo en condiciones. De una vacuna no nos interesa tanto lo que uno le aplica al animal como lo que el animal, o su sistema inmunitario, hace con lo que  le aplicamos. El fin último es el de producir una cantidad suficiente de defensas como para que, en caso de entrar en contacto contra una enfermedad, el propio organismo sea capaz de rechazarla con éxito, utilizando sus propios recursos. A mejor capacidad inmunitaria, mejor capacidad defensiva y por tanto, mejor capacidad de salir airoso de un momento delicado. Hoy voy a referirme a las condiciones que rodean a la primovacunación (Como le llamamos de manera recargada al primer protocolo vacunal de un cachorro, igual da que sea gato, perro o gorrín). No voy a comentar el protocolo en sí (Hay muchos protocolos, todos buenos) como a las circunstancias que lo rodean. Lo primero. Un cachorro es un individuo inmaduro. Tanto física, como mental, como social como inmunitariamente hablando. Por tanto, sus capacidades están disminuidas simplemente por que les falta tiempo para ponerse al día. Y esto debe de tomarse en cuenta. Y lo tomamos en cuenta. Esta es la principal razón por la que a un cachorro se le repitan más las cosas. Y las vacunas entre ellas. Porque su respuesta a las vacunas siempre es débil, tenue, lenta. Podríamos decir que porque su sistema defensivo necesita entrenamiento, madurez. En su inmadurez el primer problema que se le presenta al sistema defensivo es que se le aplica el dicho de que “el que mucho abarca poco aprieta”. Es decir, si tiene que prestar atención a muchos frentes, es posible que no pueda hacerlo con eficacia en ninguno. Esto es capital. No podemos vacunar a un cachorro que esté padeciendo cualquier tipo de enfermedad o proceso debilitante. Y esto se traduce, por ejemplo, en que es fundamental desparasitarlo con anterioridad para que no esté prestando atención a pegarse contra parásitos internos o externos. Si padeciese fiebre, diarreas, vómitos, deshidratación, etc no deberíamos vacunarlo. La respuesta a la vacuna en esas condiciones va a ser extremadamente pobre. No hablamos tanto de que le vaya a sentar mal, o de que pueda tener reacciones peligrosas. No, sencillamente de que no va a haber respuesta y por tanto, no va a quedar suficientemente protegido en caso de enfermar de la patología que pretendíamos evitar. En la próxima entrada seguiremos hablando de este tema tan importante. Puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. No lo olvidéis.

Leonardo Gainza Gainza, Veterinario

www.veterinariaburlada.com

 

 

Deja un comentario

17 abril, 2014 · 10:57

¿Pasará frío mi perro?

geezerdog

¡Claro!, ¿Porqué no?. Las sensaciones de frío y de calor están ahí para protegernos. Son formas de avisar de que la temperatura corporal puede verse afectada por el entorno, y de que sería bueno hacer algo para evitar consecuencias graves. Si tenemos sensación de frío buscaremos cubrirnos para evitar la pérdida de la temperatura corporal. Por el contrario, si padecemos sensación de calor buscaremos lugares frescos o nos desprenderemos de ropa para evitar un sobrecalentamiento del organismo. Por fortuna normalmente somos capaces de encontrar soluciones y en consecuencia somos capaces de mantener nuestra temperatura corporal dentro de los límites fisiológicos (Normales, vamos).

Perro y gato necesitan mantener su temperatura corporal aproximadamente entre los 38ºC y los 39ºC. ¿Y qué hacen para lograrlo? Pues establecer un equilibrio entre los mecanismos que generan calor y los mecanismos que lo disipan. Y entonces ¿Cómo narices consigue un perro, o un gato, o un topo, llegar a una temperatura que puede ser mucho más elevada que el ambiente donde está? Y ¿Cómo consigue evitar pasarse y no autococinarse? Lo que sí es seguro es que algo tiene que hacer.

¿Como generan calor? Fundamentalmente por 2 mecanismos. Pueden haber más pero estos dos probablemente son los más eficaces. El gran calefactor interno es el hígado. El hígado es un órgano con tanta actividad metabólica que genera calor como consecuencia de ese trabajo metabólico. La sangre que lo baña y pasa a través suyo se calienta a su vez y como vehículo, lleva este calor a todo el cuerpo. El otro gran calefactor es el trabajo muscular. El músculo, en su trabajo, se calienta y como ocurre con el hígado, calienta la sangre que lo atraviesa. El temblor muscular en momentos de frío persigue precisamente este efecto. Por esto temblamos, para calentar el músculo y en consecuencia la sangre que lo irriga.

¿Cómo disipan calor? En este caso, el principal mecanismo de refrigeración es el jadeo. El intercambio rápido de aire caliente que sale de los pulmones por aire más frío que entra a los pulmones consigue disipar calor. Otros mecanismos son los que tengan que ver con el contacto de la piel con superficies frías o con ambientes fríos.

Y en medio está la piel y el pelo. Y el tejido adiposo subcutáneo. Que ejercen de aislantes.

Y entonces ¿Puede un perro pasar frío? . ¿Porqué no? Solo tiene que hacer frío. Claro, no va a a ser lo mismo para un husky siberiano que para un  pointer. No puede ser igual para un san bernardo que para un chihuahua. Los perrros nórdicos tienen tal capa aislante que la pérdida de calor es mínima. La únicas zonas desprotegidas son la nariz, las puntas de los dedos, el prepucio, las puntas de las orejas en menor proporción, que el perro tiene tendencia a proteger cuando duerme, enroscándose, ya que durmiendo, sin actividad muscular, la temperatura tenderá a bajar y esas zonas pueden suponer una fuente de fuga de calor. Los perros muy pequeños y de pelo corto lo llevan peor. Ni su piel, normalmente más delgada, ni su pelo, menos denso, ni su capa lipídica subcutánea más delgada les protegen del frío con la misma eficacia. Y…¡Pueden pasar frío! Y lo pasan, claro. Solo tiene que darse el caso en que las condiciones ambientales superen a los mecanismos de aislamiento del perro. Y veremos al perro temblar. Y lo veremos buscando protección térmica. O lo veremos correr para calentar la musculatura.

¿Y qué podemos hacer? Pues es simple, en caso de que las condiciones ambientales sean crudas, protejamos al perro si lo está pasando mal. O se le ponen abrigos, o se le provee de un espacio más cálido. Incluso podemos adaptar su alimentación al mayor consumo calórico ofreciéndoles comidas de alta energía.

En la próxima entrada hablaremos del caso contrario, del calor ambiental y sus consecuencias.

Leonardo Gainza Gainza, veterinario

www.veterinariaburlada.com

 

 

 

Deja un comentario

16 abril, 2014 · 10:44

Vídeo sobre reactividad con correa y señales de calma

Genial vídeo en slow motion (o a cámara lenta para que nos entendamos) de lo que seguramente fuera calificado como perro agresivo por muchos observadores. Dejando a un lado lo mucho que nos perdemos por no aprender a mirar y porque la mayoría de las veces todo ocurre demasiado rápido, es fascinante poder constatar cómo la acción la dirige en todo momento el perro pequeño, que para muchos sería “el perro sumiso”. Muy lejos de transmitir “soy sumiso, hazme lo que quieras, tú eres más fuerte”, podemos observar cómo  se hace cargo de la situación e intenta calmar al otro perro, incluso cuando el otro es claramente más grande y está visiblemente incómodo.

Más impresionante aun la reacción del nórdico a la tensión de la correa. Es difícil a veces hacer comprender que las reacciones agresivas se producen en el momento de tirar de la correa y no justo antes, y que no hemos evitado la agresión por tirar de la misma si no que la hemos provocado. Al ver el vídeo se aprecia sin lugar a dudas que la tensión en la correa se produjo antes de la reacción y no al revés.

Pero por si los perros no nos parecieran suficientemente extraordinarios, fijaros cómo después de que el Alaska intente morder al perro marrón, este último aun quiere acercarse a solucionar el malentendido.

Deja un comentario

14 abril, 2014 · 10:42