Sobre las vacunas en perros

dog-vaccine

Hoy va uno de vacunación. No sé la de veces que podemos hablar en la clínica acerca de la necesidad o no de vacunar. De cuando hacerlo, contra qué, con qué protocolo, qué cuidados y qué contraindicaciones se pueden presentar. En fin, que un acto tan aparentemente simple como es aplicar una vacuna se convierte en algo complejo, lleno de matices, controvertido, pero…para nuestra forma de ver la medicina, imprescindible. E imprescindible hacerlo en las condiciones óptimas. La aplicación de vacunas es prácticamente el primer gran acto clínico que hacemos en la consulta. Fundamentalmente por que es uno de las primeras causas que motivan la necesidad de ir al veterinario cuando se adquiere por primera vez un cachorro. Y desde la primera vez hay que hacerlo en condiciones. De una vacuna no nos interesa tanto lo que uno le aplica al animal como lo que el animal, o su sistema inmunitario, hace con lo que  le aplicamos. El fin último es el de producir una cantidad suficiente de defensas como para que, en caso de entrar en contacto contra una enfermedad, el propio organismo sea capaz de rechazarla con éxito, utilizando sus propios recursos. A mejor capacidad inmunitaria, mejor capacidad defensiva y por tanto, mejor capacidad de salir airoso de un momento delicado. Hoy voy a referirme a las condiciones que rodean a la primovacunación (Como le llamamos de manera recargada al primer protocolo vacunal de un cachorro, igual da que sea gato, perro o gorrín). No voy a comentar el protocolo en sí (Hay muchos protocolos, todos buenos) como a las circunstancias que lo rodean. Lo primero. Un cachorro es un individuo inmaduro. Tanto física, como mental, como social como inmunitariamente hablando. Por tanto, sus capacidades están disminuidas simplemente por que les falta tiempo para ponerse al día. Y esto debe de tomarse en cuenta. Y lo tomamos en cuenta. Esta es la principal razón por la que a un cachorro se le repitan más las cosas. Y las vacunas entre ellas. Porque su respuesta a las vacunas siempre es débil, tenue, lenta. Podríamos decir que porque su sistema defensivo necesita entrenamiento, madurez. En su inmadurez el primer problema que se le presenta al sistema defensivo es que se le aplica el dicho de que “el que mucho abarca poco aprieta”. Es decir, si tiene que prestar atención a muchos frentes, es posible que no pueda hacerlo con eficacia en ninguno. Esto es capital. No podemos vacunar a un cachorro que esté padeciendo cualquier tipo de enfermedad o proceso debilitante. Y esto se traduce, por ejemplo, en que es fundamental desparasitarlo con anterioridad para que no esté prestando atención a pegarse contra parásitos internos o externos. Si padeciese fiebre, diarreas, vómitos, deshidratación, etc no deberíamos vacunarlo. La respuesta a la vacuna en esas condiciones va a ser extremadamente pobre. No hablamos tanto de que le vaya a sentar mal, o de que pueda tener reacciones peligrosas. No, sencillamente de que no va a haber respuesta y por tanto, no va a quedar suficientemente protegido en caso de enfermar de la patología que pretendíamos evitar. En la próxima entrada seguiremos hablando de este tema tan importante. Puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. No lo olvidéis.

Leonardo Gainza Gainza, Veterinario

www.veterinariaburlada.com

 

 

Deja un comentario

17 abril, 2014 · 10:57

¿Pasará frío mi perro?

geezerdog

¡Claro!, ¿Porqué no?. Las sensaciones de frío y de calor están ahí para protegernos. Son formas de avisar de que la temperatura corporal puede verse afectada por el entorno, y de que sería bueno hacer algo para evitar consecuencias graves. Si tenemos sensación de frío buscaremos cubrirnos para evitar la pérdida de la temperatura corporal. Por el contrario, si padecemos sensación de calor buscaremos lugares frescos o nos desprenderemos de ropa para evitar un sobrecalentamiento del organismo. Por fortuna normalmente somos capaces de encontrar soluciones y en consecuencia somos capaces de mantener nuestra temperatura corporal dentro de los límites fisiológicos (Normales, vamos).

Perro y gato necesitan mantener su temperatura corporal aproximadamente entre los 38ºC y los 39ºC. ¿Y qué hacen para lograrlo? Pues establecer un equilibrio entre los mecanismos que generan calor y los mecanismos que lo disipan. Y entonces ¿Cómo narices consigue un perro, o un gato, o un topo, llegar a una temperatura que puede ser mucho más elevada que el ambiente donde está? Y ¿Cómo consigue evitar pasarse y no autococinarse? Lo que sí es seguro es que algo tiene que hacer.

¿Como generan calor? Fundamentalmente por 2 mecanismos. Pueden haber más pero estos dos probablemente son los más eficaces. El gran calefactor interno es el hígado. El hígado es un órgano con tanta actividad metabólica que genera calor como consecuencia de ese trabajo metabólico. La sangre que lo baña y pasa a través suyo se calienta a su vez y como vehículo, lleva este calor a todo el cuerpo. El otro gran calefactor es el trabajo muscular. El músculo, en su trabajo, se calienta y como ocurre con el hígado, calienta la sangre que lo atraviesa. El temblor muscular en momentos de frío persigue precisamente este efecto. Por esto temblamos, para calentar el músculo y en consecuencia la sangre que lo irriga.

¿Cómo disipan calor? En este caso, el principal mecanismo de refrigeración es el jadeo. El intercambio rápido de aire caliente que sale de los pulmones por aire más frío que entra a los pulmones consigue disipar calor. Otros mecanismos son los que tengan que ver con el contacto de la piel con superficies frías o con ambientes fríos.

Y en medio está la piel y el pelo. Y el tejido adiposo subcutáneo. Que ejercen de aislantes.

Y entonces ¿Puede un perro pasar frío? . ¿Porqué no? Solo tiene que hacer frío. Claro, no va a a ser lo mismo para un husky siberiano que para un  pointer. No puede ser igual para un san bernardo que para un chihuahua. Los perrros nórdicos tienen tal capa aislante que la pérdida de calor es mínima. La únicas zonas desprotegidas son la nariz, las puntas de los dedos, el prepucio, las puntas de las orejas en menor proporción, que el perro tiene tendencia a proteger cuando duerme, enroscándose, ya que durmiendo, sin actividad muscular, la temperatura tenderá a bajar y esas zonas pueden suponer una fuente de fuga de calor. Los perros muy pequeños y de pelo corto lo llevan peor. Ni su piel, normalmente más delgada, ni su pelo, menos denso, ni su capa lipídica subcutánea más delgada les protegen del frío con la misma eficacia. Y…¡Pueden pasar frío! Y lo pasan, claro. Solo tiene que darse el caso en que las condiciones ambientales superen a los mecanismos de aislamiento del perro. Y veremos al perro temblar. Y lo veremos buscando protección térmica. O lo veremos correr para calentar la musculatura.

¿Y qué podemos hacer? Pues es simple, en caso de que las condiciones ambientales sean crudas, protejamos al perro si lo está pasando mal. O se le ponen abrigos, o se le provee de un espacio más cálido. Incluso podemos adaptar su alimentación al mayor consumo calórico ofreciéndoles comidas de alta energía.

En la próxima entrada hablaremos del caso contrario, del calor ambiental y sus consecuencias.

Leonardo Gainza Gainza, veterinario

www.veterinariaburlada.com

 

 

 

Deja un comentario

16 abril, 2014 · 10:44

Vídeo sobre reactividad con correa y señales de calma

Genial vídeo en slow motion (o a cámara lenta para que nos entendamos) de lo que seguramente fuera calificado como perro agresivo por muchos observadores. Dejando a un lado lo mucho que nos perdemos por no aprender a mirar y porque la mayoría de las veces todo ocurre demasiado rápido, es fascinante poder constatar cómo la acción la dirige en todo momento el perro pequeño, que para muchos sería “el perro sumiso”. Muy lejos de transmitir “soy sumiso, hazme lo que quieras, tú eres más fuerte”, podemos observar cómo  se hace cargo de la situación e intenta calmar al otro perro, incluso cuando el otro es claramente más grande y está visiblemente incómodo.

Más impresionante aun la reacción del nórdico a la tensión de la correa. Es difícil a veces hacer comprender que las reacciones agresivas se producen en el momento de tirar de la correa y no justo antes, y que no hemos evitado la agresión por tirar de la misma si no que la hemos provocado. Al ver el vídeo se aprecia sin lugar a dudas que la tensión en la correa se produjo antes de la reacción y no al revés.

Pero por si los perros no nos parecieran suficientemente extraordinarios, fijaros cómo después de que el Alaska intente morder al perro marrón, este último aun quiere acercarse a solucionar el malentendido.

Deja un comentario

14 abril, 2014 · 10:42

Cómo evitar que nuestro gato se aburra

La mayoría de nuestros amigos felinos pasan las veinticuatro horas del día encerrados en casa. Sólo unos pocos afortunados tienen acceso al exterior. En el mejor de los casos pasarán más de 12 horas al día solos y si bien es cierto que la mayor parte del tiempo estarán dormitando, la otra parte pueden llegar a aburrirse y estresarse. Evitar esto es muy sencillo. A continuación describiré una serie de elementos que pueden mejorar bastante la vida cotidiana de nuestros gatos. Un espacio que puedan explorar sin moverse del sitio carecerá de interés para tu gato.

RASCADORES

Lo ideal es tenerlos en todas las habitaciones de la casa, los hay de muchos tipos y sirven para que el gato afile sus uñas sin destrozarnos el mobiliario. Es conveniente fijarnos en las preferencias de nuestros amigos para proporcionarle el rascador más adecuado a sus gustos. Si al gato le gusta rascarse en el sofá, podemos adquirir rascadores verticales, por el contrario si le van más las alfombras lo mejor son los horizontales del tipo moqueta.

ÁRBOL PARA GATOS

Por todos es conocida la afición que tienen los felinos por las alturas. Es por lo tanto recomendable facilitarles el acceso a algún armario bajo, aunque si nos da el bolsillo para ello en tiendas especializadas se pueden encontrar todo tipo de árboles para gatos. Estos le van a facilitar a nuestros amigos cierta altura para hacer ejercicio y un perfecto lugar donde hacerse las uñas sin peligro.

LA VENTANA DE MIRAR

Asegúrate de que tu gato tiene acceso a una ventana que le permita tomar el sol. De hecho, tu gato obtiene algunos de sus requerimientos de vitamina D a partir de la exposición de su pelaje al sol. Un acceso cómodo a la ventana puede ser proporcionado situando un árbol para gatos cerca. Aparte de lo beneficiosos que puedan resultarles los baños de sol se pasarán horas mirando el ajetreo y el movimiento de la calle.

LA VENTANA DE OLER

El sentido mas desarrollado del que disponen es el olfato, así que si también les proporcionamos un respiradero o una abertura (una ventana abierta con la persiana casi bajada del todo servirá) seguro que se deleitaran husmeando y recibiendo información del barrio a través de sus fosas nasales.

QUE SE BUSQUEN LAS HABICHUELAS

Todos los gatos presumen de ser buenos cazadores, pues que lo demuestren… Encontrarse todos los dias la misma comida en el mismo comedero aburrirá al más paciente de los gatos. Sin embargo si les escondemos pequeñas raciones de piensitos por la casa le obligaremos a explorar su territorio. Si ademas estos estan ocultos de tal manera que los tengan que sacar de uno en uno con la garra tanto mejor, se pensarán que nos los están sisando y les sabrá el doble de rico.

JUGUETES

Una buena rotación en los juguetes que les dejamos cuando están solos, contribuirá a que éstos sean cada vez nuevos y sorprendentes; si por el contrario siempre tienen a su disposición los mismos juguetes estos dejarán de ser atractivos enseguida.

DOS SON COMPAÑÍA (Y EL MEJOR JUGUETE ERES TÚ MISMO)

Si a pesar de todos nuestros intentos el gato sigue aburrido y estresado o simplemente no podemos pasar el tiempo necesario con él, lo mejor es buscarle un nuevo compañero con el que pueda jugar y pelearse.

Pero sin duda el mejor juguete que puede tener tu gato es a tí. Participa todo lo que puedas en sus juegos, incítale a que corra y persiga las pelotitas que le lances. Azúzale con un ratón atado al extremo de un palo, saca al cazador que se esconde dentro de él.

FOMENTA SU CURIOSIDAD

Una simple caja de cartón puede proporcionar horas de entretenimiento y exploración a nuestros gatos. De vez en cuando déjales alguna caja boca abajo y con algún agujero para que metan la zarpa. Poniéndoles algún espejo en su zona de juegos conseguimos no sólo que se entretengan sino que también les ayudamos en su socialización y se acostumbran a ver otros gatos.

CUBIL DE AISLAMIENTO O “SANTUARIO”

No hay que olvidar que los gatos necesitan su lugar de aislamiento, donde ciertos momentos del día o noche desean estar solos y relajados en un lugar que se sientan protegidos y aislados. Generalmente, eligen lugares altos y cerrados. Si es posible, se le debe proporcionar un santuario en algún lugar de la casa donde ellos se sientan más cómodos y protegidos de ruidos, otros animales, personas, etc.. Este santuario no tiene por qué ser un lugar muy elaborado, simplemente tiene que ser un lugar inaccesible para los demás. Una caja de cartón en lo alto de un armario servirá. Esta prevención puede ayudar a evitar una situación de ansiedad y estrés, desencadenado por algunas de las razones anteriormente nombradas.

http://www.migato.com

Deja un comentario

10 abril, 2014 · 10:49

Recomendaciones de la Unión Europea sobre bienestar y protección de los animales

En la Unión Europea, en relación con la Estrategia de la UE para la protección y el bienestar de los animales para el periodo 2012-2015, la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, ha emitido una opinión dirigida a la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, dada la condición que ésta tiene en la materia como comisión responsable, y con el fin de que incorpore un conjunto de 7 sugerencias en la resolución que la mencionada Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural ha de aprobar.

Estos 7 sugerencias son relativos a la mejora del bienestar y la protección de los animales en Europa. De acuerdo con ello:

- Se recuerda que la Estrategia de la UE debe incluir iniciativas y acciones para promover el bienestar de los animales en todos los ámbitos políticos.

- Se recibe con satisfacción la inclusión de una Ley Marco Europea del Bienestar Animal en la Estrategia (esto daría respuesta al problema de la gran dispersión normativa y la falta de regulación mínima uniforme, igual para todos).

- Se urge a la Comisión para que adapte o introduzca nuevos instrumentos políticos para resolver determinados problemas, allá donde hay una demostración científica evidente sobre problemas de bienestar animal, como es en el caso de las vacas productoras de leche, pescado de piscifactoría y transporte de animales vivos.

- ‘Presiona’ porque en la lista de acciones incluidas en la Estrategia deba incluirse la revisión de la Regulación del Reglamento 1/2005 (relativo al transporte de los animales vivos), la confección de guías de la UE para implementar reglas de protección de los animales en el momento de la muerte al? matadero; incluya una propuesta legislativa introduciendo la prohibición de la clonación y del comercio de productos derivados de clonación (animal).

- Llama a la Comisión que desarrolle una amplia estrategia para el desarrollo y el uso de métodos de experimentación alternativos a la experimentación animal, en el contexto de la revisión de la legislación de la UE y de las nuevas tecnologías.

- Urge a la Comisión para que lleve a cabo un cuidadoso examen del impacto sobre la salud animal, la salud humana y el medio ambiente, como consecuencia de los métodos corrientes de producción ganadera insostenibles, y para asegurar un mayor apoyo sistemas de producción sostenibles con criterios de bienestar animal demostrados que ayude a prevenir la difusión de enfermedades y de resistencias antimicrobianas.

- Llama a la Comisión para integrar el bienestar animal como objetivo del futuro séptimo programa de acción para el medio ambiente, asegurando, en particular, la inclusión de estrategias y acciones buscando la reducción del uso de los animales en la investigación, para proteger a los animales salvajes, para proteger de manera efectiva y estimular la biodiversidad, y para promover una producción ganadera sostenible.

Artículo: José Carlos Serrano

Fuente: udols.org

Deja un comentario

9 abril, 2014 · 10:41

Mitos en Veterinaria: los cachorros y el baño

cachorro baño

Todo hay que decirlo, algunos mitos en mi profesión los hemos cultivado nosotros mismos. Y este del que voy a hablar es uno de los más extendidos. El mito dice literalmente: Los cachorros no se pueden bañar hasta que no termine su programa de vacunación.

Y la verdad es que no tengo claro de donde ha salido pero es raro el cachorro que viene a la primera visita y no trae esta recomendación. ¡No se puede bañar hasta que no se vacune!

Y la pregunta es casi obligada: ¿Y porqué?. Porque me lo ha recomendado el criador, o el veterinario, o el vecino…

La cuestión es que no hay base científica, ni de las otras, para evitarle el baño a un cachorro sucio. Y es que es fácil ver cachorros que bien por el lugar y las condiciones en que se han criado, o bien por el transporte desde donde nació hasta la nueva casa, o porque se han mareado en el viaje…llegan a su nuevo hogar hechos unos zorros.

No solo estoy hablando de suciedad pura y dura, estoy hablando de que muy a menudo llevan restos orgánicos propios o de sus hermanos y que cuanto antes los liberemos de ellos, pues mejor.

Pero el baño asusta. Y mucho. Hay la creencia de que puede cogerse cualquier cantidad de enfermedades. Se habla de moquillo. De neumonías. De muerte súbita.

Yo puedo asegurar sin temor a equivocarme que del grifo de una casa normal no sale otra cosa que agua. En el agua del grifo no hay virus de moquillo. Tampoco están los gérmenes que provocan la neumonía. No hay nada más que agua. Y si la combinamos con champú para perros pues, solo hay agua y un remedio contra la suciedad. Y al cachorro solo le pasa una cosa. Que entra sucio en el baño y sale limpio del baño. Nada más.

Y ¿Cuándo pueden surgir problemas? Muy sencillo. Solo hay que apelar al sentido común para descubrir estos problemas. Si bañamos al cachorro con agua helada, además de que le cortaremos la respiración y de que se acordará de nuestros parientes, pues puede cogerse un pasmo de narices. O si lo dejamos húmedo y lo sacamos al balcón a que se seque, sobretodo en invierno. O lo metemos al río, Arga en nuestro caso, y sumamos la temperatura gélida del invierno con las cualidades insalubres de sus aguas. En fin, si perdemos la cabeza y bañamos al cachorro en condiciones que jamás utilizaríamos con nosotros.

Pero la realidad no es así. Invitamos a los nuevos propietarios a que bañen a su cachorro lo antes posible. Que lo hagan con agua templada y lo sequen a conciencia. Que lo socialicen con el secador de pelo. Y nos aseguramos de que la entrada de un cachorro a su nuevo hogar además va libre de todo lo que impregnaba su pelo.

Y en mi caso huyo de los champús en seco. Unos polvos blancos que normalmente valen para poco. Y que desde luego no garantizan la eliminación de parásitos o huevos de parásitos.

Yo, a día de hoy, estoy por ver al primer cachorro con problemas por haberlo bañado. Y han sido unos cuantos…miles.

Así que desterremos este mito. Si adquirís un cachorro, bañadlo.

Deja un comentario

8 abril, 2014 · 10:36

¡Mi perro se ha comido algo en la calle!

toxico

En ocasiones nuestro perro puede comer alguna sustancia desconocida durante el paseo (que la mayor parte de las veces será un bocadillo olvidado) lo cual hace que nos alarmemos un poco por si fuera alguna sustancia dañina. En este artículo damos algunas pautas para actuar de la manera más efectiva en cada caso. Si crees que tu perro ha podido ingerir algún producto tóxico, no intentes solucionarlo con remedios caseros, aplica estos consejos sólo mientras encuentras un veterinario.

¿Qué podemos hacer en un caso de estos?

Lo primero está claro. Mirar al entorno y decidir donde se encuentra la clínica más cercana, no la de mayor confianza, la más cercana. Y de inmediato dirigirse hacia allí. Si fuese posible será muy interesante llevarse una muestra de lo que ha podido ingerir el perro.

Pero a menudo nos damos cuenta de la intoxicación, no por ver al perro comer algo como por ver los primeros síntomas. Y puede que estos síntomas los estemos viendo en casa. Es difícil tomar decisiones correctas pero a priori si todavía ha pasado menos de media hora del momento del paseo y por tanto de la intoxicación, podemos hacer vomitar al perro. No siempre es lo que habría que hacer, pero como ya he dicho nunca es fácil tomar decisiones acertadas.

¿Cuándo NO deberíamos inducir el vómito?

Primero: Cuando sospechemos que el tóxico es algún tipo de líquido corrosivo (Gasolina, líquido de baterías, ácidos volátiles,…) porque el hacerlos pasar nuevamente por el esófago, garganta y boca puede provocar más lesiones de las que ya produjo. Y al ser volátiles pueden generar gases que dañen, ya no solo el aparato digestivo sino que además pueden dañar los pulmones por inhalación.

Segundo: Cuando el animal está comatoso o tan debilitado que le va a ser difícil vomitar sin riesgo de aspirar el contenido estomacal.

¿Cuándo SI es necesario inducir el vómito?

En el resto de los supuestos. Lo ideal es provocarlo antes de media hora de producirse la ingesta, pero ante la duda lo hacemos cuando notamos los problemas. Y si saliese algo en el contenido estomacal que pudiese servir de información para el veterinario, lo cogeremos y se lo llevaremos.

¿Cómo puedo inducir el vómito?

Aunque quizá se pueden provocar algunas irritaciones, lo más socorrido suele ser el agua oxigenada por la boca. Normalmente vomitan entre los 3 ó 4 minutos después de dársela.

Y acudir al veterinario lo más rápido posible. Es preferible que no le deis ninguna medicación en casa. Podéis equivocaros y agravar el asunto.

¿Cuáles son los tóxicos más frecuentes que nos encontramos?

Raticidas. Normalmente no producen sintomatología reconocible hasta pasados unos días de la ingestión. Esto es muy, muy importante. Porque es posible que hayamos visto comer algo al perro y que no demuestre nada preocupante. Y no lo va a hacer porque los raticidas no provocan la muerte de manera inmediata, lo hacen pasados unos días, incluso unas semanas. Debemos tratar a todo perro sospechoso de haber ingerido raticidas aunque su estado actual sea estupendo.

Insecticidas. A menudo se utilizan productos insecticidas para plantas. Aquí sí vemos síntomas de manera inmediata a la ingestión. Como a menudo el propio tóxico induce vómitos, podemos verlo en el contenido estomacal. Hay que correr…

Convulsivantes (No quiero dar nombres para no dar ideas). Induciremos el vómito lo más rápido posible, solo si el perro está consciente y a correr al veterinario, rápido…

En fin, que ojalá que nunca tengáis que tirar de estos consejos.

Leonardo Gainza Gainza, Veterinario

www.veterinariaburlada.com

Deja un comentario

7 abril, 2014 · 10:23